Pasar al contenido principal

Blog

Si quieres poner en marcha una página web para tu comercio, seguro que has escuchado o leído el término Protocolo SSL. Estas tres siglas resumen las palabras en inglés Secure Sockets Layer, lo que se traduce como Protocolo de Capa de Conexión Segura, una tecnología estandarizada que permite cifrar el tráfico de datos entre un navegador web y un sitio web (o entre dos servidores web), protegiendo así la conexión.

Esto impide que un hacker pueda ver o interceptar la información que se transmite de un punto a otro, lo que protege, por ejemplo, nuestros datos personales o financieros.

El protocolo SSL es indispensable para generar seguridad en las transacciones comerciales en la Red, dado que en las mismas se comparten entre el ordenador del cliente y del comercio datos personales y financieros que deben de estar protegidos ante terceros.

Con la evolución tecnológica y en materia de ciberseguridad, este tipo de protocolo se está adaptando a las nuevas circunstancias y pasando a ser TLS Transport Layer Security (seguridad en la capa de transporte).

El uso de estos protocolos hace que aparezcan las letras HTTPS al principio de las URLs de los sitios web, además de un pequeño icono con forma de candado. Si hacemos clic sobre ese icono nos informará de las características del certificado e información sobre cookies.

¿Cuándo es recomendable empezar a utilizar protocolos de seguridad?

Como regla general, es recomendable la adquisición de certificados de seguridad desde el inicio de nuestra actividad en Internet, dado que se trata de un importante generador de confianza ante nuestra clientela potencial y real y, además, el hecho de que una página se muestre con el https está muy bien valorado por Google, lo que influye en nuestro posicionamiento SEO.

TAGS

Financiado por

Ejecutado por

Copyright © 2021 Fundación CTIC