Pasar al contenido principal

Blog

Uno de los muchos factores que influyen en que una página web con e-commerce triunfe es su usabilidad. Aspectos como la velocidad de carga, la simplicidad o que todo esté enfocado a mejorar la experiencia de las personas que llegan al sitio web son claves para que tu tienda online consiga buenos números. ¿Qué necesitas recordar?

Apuesta por la sencillez

Cuando diseñes tu sitio debes buscar un equilibrio entre lo funcional y lo entendible. La estructura, la información que ofreces, la forma en la que se completa el proceso de compra…deben ser sencillas. Si para realizar un pedido es necesario dar muchas vueltas, ten en cuenta que una gran parte de las personas que lleguen a tu web la abandonarán sin finalizar la compra. A veces, buscando un diseño más atractivo, añadimos elementos innecesarios que pueden dificultar que las usuarias y usuarios completen la acción que te interesa que hagan en tu página y compren.

Define bien las secciones de tu web

Clasifica la información de una manera clara y define una palabra que describa lo que se puede encontrar dentro de cada sección. Cada pestaña del menú de navegación debe estar definida por una palabra, no es recomendable sustituirlas por iconos para otras pestañas que no sean la del carrito de la compra, en este caso hay un consenso con que ese símbolo te lleva a un apartado para que finalices la compra.

Dale más presencia a lo que tiene más importancia

Muestra tus productos siguiendo una jerarquía visual para que navegar por tu página sea natural y ágil. Tu intención debe ser que una persona que llegue a la web pueda identificar los contenidos que le interesan de un solo vistazo: novedades, ofertas, promociones… serán lo primero que tu audiencia busque, por lo que debes poner fácil que lo encuentren.

Diseña pensando en las personas

Trata de reducir el número de clicks necesarios para que las personas realicen esas acciones que tienen valor para ti y que tú consideras como conversiones. Esto puede ser el proceso de compra completo, o suscribirse a una newsletter con tus novedades o descargarse una invitación para un evento presencial en el mostrarás tus novedades. Escoge a algunas personas de tu entorno y evalúa cómo se comportan cuando tratan de navegar por tu web, si le preguntas a personas con diferentes destrezas, podrás obtener mucha información interesante sobre la forma en la que debes presentar tus productos.

Revisa la accesibilidad de tu sitio

Seguro que alguna vez has comprado algo desde el móvil. Y es que más del 93% de las personas que realizan compras online las realizan a través del teléfono. Por eso debes adaptar la vista de tu e-commerce a estas pantallas más pequeñas para así lograr una buena experiencia de usuario. La tendencia que ha aparecido en los últimos meses es diseñar las webs mobile first, es decir, pensar primero en cómo se muestra en dispositivos móviles, ya que son los más usados, para luego adaptar los contenidos a pantallas de mayor tamaño.

Presta atención a la velocidad de carga

Estudia las acciones más comunes en tu página web y revisa que los tiempos de carga sean inferiores a 4 segundos, cuando se pincha en un enlace, se navega por diferentes secciones de la web, lo que tarda en descargarse el pdf de tu catálogo, etc. Para reducir estos tiempos de carga y perder menos audiencia debes optimizar recursos pesados como vídeos o imágenes, comprimir el código de la web o modificar las cookies que regulan las versiones guardadas en la caché de los usuarios recurrentes.

Diseño limpio y atractivo

Un buen diseño aumenta la expectativa de uso del producto, lo que influye en el valor final que las personas están dispuestas a pagar por un producto y aporta otros factores positivos como comunicar tu marca. Es importante la calidad de las imágenes que utilizas, los colores con los que juegas e incluso el tipo de letra que escojas para tu web. La primera impresión es clave en la experiencia del usuario.

Si quieres que tu e-commerce triunfe debes definir tu buyer persona y ponerte en sus zapatos para saber cómo actúa, cómo reacciona a un producto y ofrecerle justo lo que necesita para que pase de ser parte de tu clientela potencial a la real. Conectar con las personas durante el proceso es la clave para que den el paso de una categoría a la otra y el ingrediente imprescindible para lograrlo es tu página web.

Foto de John Schnobrich on Unsplash

TAGS

Financiado por

Ejecutado por

Copyright © 2021 Fundación CTIC